Brainspotting – La eficacia de la sencillez

Actualizado: feb 28

La técnica Brainspotting es la muestra de que no hacen falta complicadas recetas para resolver los problemas psicológicos y médicos de las personas.


La técnica terapéutica neuroreprocesadora Brainspotting (BSP) es una maravilla y que puede traer muchos beneficios a las personas, a pesar de su simpleza. Esta técnica se perfila como el futuro de la psicología por su capacidad para generar cambios en el SNC.


Brainspotting se deriva un poco de otra técnica neuroreprocesadora llamada EMDR, la cual es bastante conocida en el mundo hoy. La técnica MDR trabaja con los movimientos oculares para integrar y reprocesar traumas o trastornos de apego o de muchos otros tipos.


El psicólogo y doctor en trabajo social estadounidense David Grand, inventor del Brainspotting, estaba trabajando con EMDR en su consulta y se dio cuenta de que una de sus pacientes se quedaba con la mirada fija en un punto concreto y no seguía el movimiento de los dedos de lado a lado como se hace con EMDR.

Permitió que la paciente se quedara ahí, y se dio cuenta de que así reprocesaba el trauma mejor y más rápido. Entonces empezó a practicar más con otros pacientes y consigo mismo, y de esa forma acabó desarrollando la técnica Brainspotting.


El nombre Brainspotting viene de la palabra brain que en ingles significa cerebro y de la palabra spot que significa punto. La técnica busca un punto dentro del cerebro a través de la fijación de la mirada en un punto concreto en el espacio frente a ti. Al punto que llamamos brainspot, según la teoría en la que se basa el funcionamiento de la técnica, sería un punto concreto en el espacio que coincide con un brainspot dentro del cerebro.


Esta técnica llega partes del cerebro a las que no llega EMDR y reprocesa de una forma que afecta a lo emocional, lo cognitivo y lo físico. Cambia la vida de las personas porque cambia el sistema nervioso.


Esta técnica tiene solo unos 15 años y aún hay muy pocas personas formadas en Brainspotting. Aún no se ha hecho suficiente investigación. Aún así, sabemos cuáles son las estructuras cerebrales implicadas en el funcionamiento de la técnica. Se sabe a dónde va la imagen y como se procesa dentro del cerebro, a que estructuras subcorticales y corticales va esa acción de fijar la mirada en ese punto, pero hay muchas cosas que todavía se tienen que estudiar sobre la técnica.


La técnica del Brainspotting tiene que ver con el movimiento ocular, pero llega mucho más allá que el EMDR. El simple gesto de fijar la mirada en un punto en el espacio frente a ti tiene un poder que impresiona.


Como era de esperar y como siempre ocurre cuando algo funciona bien en el mundo de la salud, esta técnica tiene detractores. Hay personas que piensan que se trata una pseudoterapia o una estafa con la que queremos engañar a las personas. Pero en realidad estas opiniones vienen de personas que no han probado la técnica, porque basta con probarla en ti mismo para comprender de lo que hablamos. Es tan sencillo como eso.


Todos tenemos experiencias perturbadoras en la vida, experiencias más o menos traumáticas, trastornos de apego, y en general cosas que queremos arreglar. Y para todo eso, cualquiera podría probar a realizar la técnica por su cuenta y experimentar en su persona si esto funciona de verdad. Solo entonces la crítica sería válida.


Recomiendo encarecidamente a las personas que tengan dudas sobre la utilidad de la técnica que busquen a un psicólogo formado en Brainspotting para probarlo. En un par de sesiones como máximo la persona tendrá elementos de juicio suficientes. O, si el caso no es muy grave, incluso pueden realizar la técnica por su cuenta en su casa.


La simpleza de esta técnica hace que las personas tengan más resistencia para aceptarla como una técnica válida. Pero esa simpleza es a la vez una ventaja que hace que puedas practicarla por ti mismo y comprobar por qué muchos la consideramos tan buena.


David Grand aplicando la técnica Brainspotting
David Grand aplicando la técnica Brainspotting

La técnica Brainspotting ayuda con dolores físicos, ya sean causado por trauma o por accidente; está probada en cosas así tan abstractas como el trastorno de estrés postraumático y la ansiedad generalizada (Anderegg, 2018; Masson, 2017); y además se usa para aumentar habilidades cognitivas y físicas con deportistas de élite.


La teoría Polivagal de Stephen Porges es una teoría que describe el sistema nervioso autónomo de una forma muy diferente a como se ha hecho hasta ahora. Explica muy bien el funcionamiento de los nervios craneales, en concreto al nervio vago.


Este nervio vago tiene mucho que ver con la forma en que nos relacionamos con otras personas. Lo adecuado para las personas es actuar ante el mundo desde la rama ventral del nervio vago. Cuando nos disociamos, nos vamos a la rama dorsal y nos quedamos adormecidos. Cuando estás muy traumatizado tiendes a estar en dorsal demasiado tiempo, estás disociado, apagado, y no te relacionas bien con otras personas.


Esto no ha sido probado en laboratorio, pero mi hipótesis después de varios años trabajando con BSP es que puede regular el sistema nervioso autónomo de una forma que te ayudaría a regular la rama ventral del nervio vago. Regula todo en el sistema nervioso incluidos los nervios craneales. En ese sentido esta técnica podría incluso ayudar a mejorar las relaciones interpersonales de las personas que la practican, como parece que ocurre.


Además, es útil para aumentar la concentración y, en general, las habilidades cognitivas. Todo esto significa que no solo es una técnica que funcione con el trauma, sino que tiene varias aplicaciones.

Con respecto a las críticas que se le hacen a la técnica Brainspotting hay algo que resulta casi ofensivo, y es que ha sido incluida en un listado de pseudoterapias por parte del Ministerio de Sanidad español.


En ese listado incluyen cosas como la angeloterapia, tirar las runas y otras cuestiones que son consideradas como métodos que usan las personas para consolarse, pero que no tienen nada que ver con la terapia de verdad. El hecho de incluir en ese listado a una técnica como BSP carece de todo sentido.


Mario Salvador y Carmen Cuenca, los directores de la asociación Brainspotting España solicitaron reunirse con los portavoces de varios partidos políticos del gobierno a raíz de la inclusión de la técnica en este listado. Los propios encargados del Ministerio de Sanidad con los que hablaron les dijeron que ellos habían creado este listado, pero qué no iba a tener mucha aplicación a futuro, que no iban a hacer gran cosa con eso y que no tendrían que preocuparse demasiado. Todo esto se resume en una carta que la propia asociación tiene en su página web.


Mario Salvador aplicando la técnica BSP
Mario Salvador aplicando la técnica BSP

Ante unas respuestas tan insustanciales surge la pregunta de para qué han creado ese listado si no van a tomar ninguna acción al respecto; cuál fue el motivo de crear ese listado si no para actuar contra las terapias que se suponen falsas; y si no se van a llevar a cabo acciones, a qué esperan para eliminar el listado.


Además de no servir para proteger al ciudadano contra las supuestas pseudoterapias, que era uno de los objetivos principales del listado, está sirviendo como una especie de formato de difamación y desacreditación de algunas técnicas que en realidad si funcionan, puesto que EMDR también está en ese listado.


La desacreditación y difamación de esta forma pueden hacerle mucho daño, no solo a las técnicas, sino a las personas que se podrían beneficiar de ellas, personas que han sido víctimas o que sufrieron accidentes; a los soldados y a personas pertenecientes a las fuerzas del orden, que suelen padecer trauma a menudo, y etc. Es decir, están causando un daño incalculable a la sociedad incluyendo estas técnicas en un listado donde las clasifican como pseudoterapias.


Porque en realidad son métodos que funcionan muy bien y que pueden salvar la vida de las personas. Porque la psicología, cuando está bien hecha, salva vidas. Las técnicas neuroreprocesadoras salvan vidas.


Los psicólogos en general saben hasta qué punto hay intrusismo en nuestro oficio y, en ese sentido, sería adecuado que el gobierno tomara acciones contra las pseudoterapias, pero crear un listado que en apariencia se supone que no sirve para nada no es tomar acciones.


Los pseudoterapeutas, los de verdad, siguen haciendo pseudoterapias, y no pasa nada. Los psicólogos estamos forzados a compartir el espacio con todos esos que ni siquiera son psicólogos, y por su fuera poco, además estamos sometidos a la difamación, a la desacreditación y a una especie de obligación de justificarnos de forma perpetua. Por si fuera poco la mayor resistencia a la entrada y permanencia de estas técnicas en la psicología viene de parte de otros psicólogos.


Es importante aclarar todo esto sobre los intentos de difamación o desacreditación a Brainspotting, porque puede que algunas personas hayan oído hablar de la técnica o sepan de ella porque la han visto en ese listado. Y la gente debe saber que, en efecto, la técnica está incluida en una lista de pseudoterapias, pero que no tendría que estar ahí.



Si de verdad quieres educar a la población sobre una temática en particular, todos sabemos cómo se hace eso. Todos entendemos que los gobiernos de todo el mundo tienen recursos y conocimiento de sobra para llevar a cabo la educación de la población en cualquier área. Si el gobierno español de verdad quiere proteger a los ciudadanos de las pseudoterapias, algo que sería beneficioso para todos, que lo hagan, pero que lo hagan bien. Las consultas de pseudoterapeutas de mil cosas diferentes proliferan como champiñones en toda la geografía española. Al mismo tiempo, el psicólogo cada vez lo tiene más difícil para ejercer.


Y sobre todo, que dejen el Brainspotting en paz.





Lecturas recomendadas


Anderegg, J. (2018). Tratamientos eficaces para el Trastorno por Ansiedad Generalizada. Obtenido de www.aleces.com: https://aleces.com/articulos/

Asociación Española de Brainspotting. (s.f.). Asociación Española de Brainspotting. Obtenido de https://brainspotting.com.es/

Corrigan, F. &. (2013). Brainspotting: Recruiting the midbrain for accessing and healing sensorimotor memories of traumatic activation. Mediacal Hypothesis, 80, 759-766.

Grand, D. (2014). Brainspotting. Barcelona: Sirio.

Grand, D. (2015). Así es tu cerebro cuando haces deporte. Barcelona. Eleftheria.

Masson, J. B. (2017). Brainspotting Therapy: About a Bataclan Victim. Global Journal of Health Science; Vol. 9, No. 7, 103-107.

Salvador, M. (2014). The wisdom of the subcortical brain. International Jounarl of Integrative Psychotherapy. Vol. 4. (2), 40-53.


Puedes escuchar el podcast correspondiente a esta entrada aquí.


Entradas Recientes

Ver todo