De cómo la ley acaba ayudando a los pederastas

Actualizado: 27 ago 2021

La judicatura es a la vez reflejo y causa de las múltiples dificultades con las que se encuentran las víctimas de abusos sexuales cuando se atreven a denunciar.



En esta entrada me voy a basar en un caso real que me ocurrió, para explicaros la actitud del sistema judicial ante la problemática de los abusos sexuales. Aquí se va a hacer evidente la ignorancia de la judicatura (y de los supuestos expertos) en todo lo que respecta a los abusos y la peligrosidad que conlleva para los menores. Va a quedar patente también la cuadratura de la ley y hasta qué punto puede llegar a ser negligente con los problemas que afectan a la infancia. Esta entrada encuadra dentro de la categoría de la Criminología porque es algo que le interesa sobre todo al criminólogo y al perito.


Para el máster en Criminología que realicé hace un año hice unas prácticas en un gabinete de psicología jurídica. Me interesaba trabajar en un gabinete de este tipo porque lo que yo buscaba era ser perito judicial experta en abusos y en este gabinete me entregaban casos sobre abusos sexuales para que yo trabajara con ellos. Para quien no lo sepa, un perito es un experto al que pueden contratar las partes en un juicio para que presente documentación a favor o en contra del acusado, desde su punto de vista de experto. Por ejemplo, como perito experto en abusos, presentarías informes psicológicos y otra documentación para probar que han ocurrido unos abusos y para valorar la peligrosidad del presunto pederasta. Se te permite además hacerle algunas recomendaciones al juez, teóricamente…